Archivos de la categoría Introducción

El lenguaje de programación Scratch

Scratch es un lenguaje de programación completamente visual que permite crear animaciones, juegos y cortos de animación interactivos de una forma muy sencilla. Es un proyecto del laboratorio de medios del Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT Media Lab, y dentro de éste, de un grupo llamado Lifelong Kindergarten Group, que podría ser traducido de una forma un poco grosera como Grupo de la guardería de / para toda la vida. Empezó en 2003 como un proyecto para dar soporte tecnológico a las actividades extraescolares, principalmente de las comunidades más desfavorecidas, de tal forma que los niños de todo el mundo tuvieran acceso a la educación tecnológica sin importar sus circunstancias. Está pensado para niños de entre 8 y 16 años, pero eso no lo hace inválido para un adulto que se quiera acercar a la programación sin conocimientos previos. Y es totalmente gratis

Desde 2007 el proyecto está abierto a todo el público de internet en general, a través de su web, http://scratch.mit.edu. Allí, además de que podemos programar directamente en la propia página y descargar un editor local, existe una comunidad en la que nos podemos dar de alta para compartir nuestro proyecto y examinar los de los demás. Actualmente esa comunidad comparte casi diez millones y medio de proyectos

Los proyectos compartidos en la comunidad de Scratch llegan casi a los 10 millones y medio
Los proyectos compartidos en la comunidad de Scratch llegan casi a los 10 millones y medio. Pincha en la imagen para ir a la web de Scratch

Como era de esperar, viene de serie con la Raspberry Pi, y está acompañado de ciertas extensiones que lo hacen muy interesante para combinar con la electrónica y que usaré dentro de poco en el blog.

Esta es la pinta que tiene el editor de Scratch en la Raspberry Pi:

Este es el aspecto de Scratch en el escritorio de la Raspberry Pi
Este es el aspecto de Scratch en el escritorio de la Raspberry Pi. ¡No está mal!

Lo que editemos en la Raspberry Pi puede subirse al editor de la página web, así que escoge tu opción preferida. Al poder programar directamente en la web, a diferencia de otros entornos de programación, no voy a entrar en detalles sobre cómo instalarlo en Windows o en Mac ya que no es necesario.

Y poco más: ¡vamos a verlo en acción!

Sigue leyendo El lenguaje de programación Scratch

Uso del terminal (o la consola) en la Raspberry Pi

El terminal, o “la consola” es una aplicación de uso muy frecuente cuando se trata de sistemas Linux como es la Raspberry Pi, y en otros sistemas tipo Unix como puede ser, por ejemplo, Mac OS X. Sobre todo, cuando pensamos en un usuario que hace tareas técnicas como es, por ejemplo, programar. El terminal es un intérprete de órdenes basado en texto que permite manejar la totalidad de un sistema operativo. De hecho es, en sí, un intérprete parecido al de Python que vimos en la entrada correspondiente, y por eso las órdenes que ejecutamos pueden llegar a formar parte de un programa con el que automatizar un montón de procesos, en su propio lenguaje particular.

Sigue leyendo Uso del terminal (o la consola) en la Raspberry Pi

¿Qué es programar?

Una de las cosas que puedes hacer con la Raspberry Pi tan pronto como la pones en marcha es programarla.

Programar es decirle a un aparato electrónico qué pasos debe seguir para hacer algo útil. Por ejemplo, dibujar una forma en la pantalla, reaccionar cuando pulsas teclas en un teclado o un botón, emitir sonidos por un altavoz, encender y apagar una luz,… cualquier cosa que veas hacer a un aparato electrónico tiene detrás un programa. Es como un guión.

La Raspberry Pi es un ordenador, y los ordenadores son aparatos electrónicos fabricados sin un propósito concreto, es decir: de propósito general. Esto quiere decir que, con más o menos esfuerzo, pueden hacer cualquier cosa. Por ejemplo, un vídeo sólo se puede programar para grabar un programa a una cierta hora: su propósito es concreto. Un ordenador se puede programar para que haga lo mismo que un vídeo, o cálculos complicados, para jugar (un videojuego es un programa), para que reproduzca música, o para que vigile la temperatura de una habitación, o para que saque fotos a la puerta si se abre…

Programar es una técnica que proviene de las matemáticas (sí, las matemáticas; si no te gustaban y no lo sabías, espero que a partir de ahora las veas de otro modo) y aunque lleva muchos siglos usándose de una u otra forma gracias a personas como Charles Babbage y Ada Lovelace entre otras muchísimas, ha servido para construir el mundo que conocemos desde que en la década de 1940 aparecieron los primeros ordenadores modernos.

Grace Murray Hopper fue una mujer importantísima en la historia de la computación y la programación moderna. Pulsa en la foto para saber más de ella.

En la foto puedes ver el primer ordenador comercial de la historia. Ni siquiera tenía pantalla y era muy rudimentario de programar, necesitaba muchísima electricidad para funcionar y los resultados eran complicados de interpretar. Entre esa foto y la Raspberry pasaron más o menos 50 años, y ahora es mucho más fácil. Con una pantalla, unos altavoces y un teclado, la Raspberry puede hacer cosas increíbles fácilmente si sabes decirle cómo, pero sólo verás los resultados por la pantalla y los altavoces. Pero si le conectas más cosas (como un robot o una cámara) podrá hacer todavía más.

En siguientes artículos vamos a ir paso a paso aprendiendo a programar con un lenguaje llamado Python (que se dice más o menos “payton”). Es fácil de entender y muy potente, y la Raspberry lo incluye “de serie”. Pero como lo importante es entender un problema para saber qué hay que programar, en cuanto sepamos lo básico haremos siempre ejercicios prácticos; escribir el programa en el lenguaje Python, o en cualquier otro, es mucho menos importante y mucho menos divertido que aprender a “pensar” como lo haría un ordenador.

El escritorio de Linux en la Raspberry Pi

Una vez instalado el sistema operativo en la Raspberry Pi y encendida por primera vez, como hemos hecho en la entrada anterior, de puesta en marcha, se nos muestra un escritorio para poder trabajar. Es una pantalla conocida para cualquier usuario de PC, Linux o Mac: hay un icono de una papelera sobre un fondo, una barra con un menú y un reloj, y diferentes iconos.

En esta entrada vamos a ver unas pautas básicas para usar este escritorio y poder sacar partido a la Raspberry Pi. Sigue leyendo El escritorio de Linux en la Raspberry Pi

Puesta en marcha de la Raspberry Pi

Ya tienes tu Raspberry Pi: acaba de llegar una caja al correo después de larga espera. ¿Y ahora, qué? Es hora de su puesta en marcha, para lo cual necesitas la lista de material que habíamos comentado en la entrada anterior:

  • Una tarjeta SD de, al menos, 8 GB de capacidad.
  • Un monitor o un televisor.
  • Un teclado y un ratón USB.
  • Un cargador de móviles que ofrezca 5 Voltios y 1 Amperio.
  • Opcionalmente, una conexión a la red (cableada).

Sigue leyendo Puesta en marcha de la Raspberry Pi