El escritorio de Linux en la Raspberry Pi

Una vez instalado el sistema operativo en la Raspberry Pi y encendida por primera vez, como hemos hecho en la entrada anterior, de puesta en marcha, se nos muestra un escritorio para poder trabajar. Es una pantalla conocida para cualquier usuario de PC, Linux o Mac: hay un icono de una papelera sobre un fondo, una barra con un menú y un reloj, y diferentes iconos.

En esta entrada vamos a ver unas pautas básicas para usar este escritorio y poder sacar partido a la Raspberry Pi.

¿Dónde están los programas?

En el escritorio hay un único icono que es la papelera de reciclaje; podremos entrar en ella haciendo doble click con el botón izquierdo del ratón, ya sea para vaciarla o para recuperar archivos borrados si cambiamos de idea. Encontrarás todos los programas instalados dentro de un menú que aparece al pulsar en el botón de la esquina de arriba a la izquierda de la pantalla. Dentro de este menú podemos ejecutar cualquier opción haciendo un click con el botón izquierdo.

En este menú existen varias secciones que vamos a ver ahora.

  • Accesorios: encontrarás herramientas generales como una calculadora, un gestor de archivos para explorar las carpetas de la tarjeta SD, un editor de texto, un Terminal, que es una ventana donde poder escribir órdenes básicas al sistema, una utilidad para comprimir y descomprimir ficheros, un visor de imágenes, un visor de documentos PDF para consultar manuales y el Administrador de tareas. Este programa merece una mención especial porque sirve para detener una aplicación que haya podido quedarse bloqueada.

  • Internet: para navegar por internet, descargar aplicaciones de la tienda de Raspberry Pi (muchas son gratuitas, otras no) encontrar recursos de Raspberry Pi. Merece la pena que exploréis éstos últimos, pero tened en cuenta que la gran mayoría estará en inglés.
  • Juegos: una serie de minijuegos escritos en Python, ¡y el Minecraft! Esta versión de Minecraft es muy especial y le dedicaremos varias entradas del blog.
  • En Programación encontramos distintas herramientas de programación. A saber:
    • Python 2: un entorno de programación para programar en la versión 2 del lenguaje Python.
    • Python 3: lo mismo, pero para la versión 3 del lenguaje Python. Ya entraremos en las diferencias entre ellos con el tiempo.
    • Wolfram y Mathematica: lenguajes de modelado matemático a los que dedicaremos una serie propia.
    • Scratch: un lenguaje de programación visual en el que compondremos programas y animaciones a base de juntar bloques de forma sencilla.
  • En Help encontraremos recursos de ayuda tanto de la Raspberry Pi como de la distribución de Linux llamada Debian, que es en la que está basada la Raspbian que hemos instalado en la Raspberry (Raspbian = Raspberry + Debian).
  • En Preferencias podremos ajustar diferentes parámetros del monitor, del sonido, del teclado y ratón, y la apariencia del sistema.
  • Run es una utilidad para ejecutar programas escribiendo su nombre:

  • Shutdown es un menú que permite reiniciar o apagar correctamente la Raspberry Pi.

Los botones de la barra superior del escritorio

Arriba del todo en la pantalla, y al lado del botón que hemos pulsado para explorar el menú de programas, hay una serie de botones adicionales que conviene tener en cuenta. De izquierda a derecha tenemos:

  • El menú de programas, que ya hemos visto.
  • Un Navegador web llamado Epiphany, con el que podremos navegar, ver vídeos de YouTube,…
  • El Gestor de ficheros para encontrar documentos o archivos explorando los directorios de la tarjeta SD.
  • Una consola, o Terminal de órdenes. Tiene tantas posibilidades que le dedicaremos unos cuantos artículos en exclusiva a ella sola, donde aprenderemos a controlar todo el sistema escribiendo órdenes de texto.
  • Accesos directos a Mathematica y Wolfram.

A la derecha de todo de la barra superior de la pantalla tenemos otras cuatro cosas que nos llaman la atención: De izquierda a derecha encontramos:

  • Un icono que nos indica el estado de la conexión de red.
  • El control de volumen. Si pinchamos en él, podremos subir y bajar el volumen del sonido.
  • Un monitor de actividad del microprocesador. El número que muestra (0%)  es el porcentaje de ocupación, que puedes ver cómo aumenta cuando la Raspberry Pi intenta abrir un programa para ti. Si lo ves al 100% durante mucho tiempo es que hay algo que está exprimiendo al máximo la capacidad de tu Raspberry.
  • Un reloj. Si le haces click con el botón izquierdo, verás el calendario.

El gestor de ficheros

El gestor de ficheros de la Raspberry Pi es una utilidad fundamental si queremos examinar el contenido de las carpetas del sistema, para encontrar documentos que hayamos creado, fotografías capturadas con la cámara (que tendrá sus entradas dedicadas, claro) o cualquier otra cosa como manuales descargados de internet. Es muy sencillo de usar y funciona igual que en cualquier otro tipo de ordenador: usa doble click para entrar en una carpeta, la flecha hacia arriba para salir de ella, y doble click para abrir un documento o una foto (o cualquier cosa) con su programa asignado por defecto. Explora lo que hay en la Raspberry Pi sin miedo (aunque sin borrar nada que no hayas creado tú).

La opción Shutdown: apagar la Raspberry Pi

La opción Shutdown del menú de programas permite hacer tres cosas: apagar la Raspberry Pi, reiniciarla, cerrar la sesión del usuario pi.

  • Shutdown: apagar la Raspberry Pi es lo que haremos cuando queramos guardarla para no usarla más, claro 🙂
  • Reboot: reiniciar la Raspberry es útil cuando instalamos algo que lo requiere, o cuando notamos que algo funciona demasiado lento o de forma inestable.
  • Logout: salir de la sesión del usuario pi tiene sentido si has creado usuarios adicionales para otras cosas. Como de momento no lo hemos hecho, no entraremos en más detalles.

Para escoger una de las opciones haríamos click en el circulito de su izquierda, y luego en el botón Aceptar. Apagar la Raspberry Pi es un proceso delicado que mucha gente no tiene en cuenta porque la Raspberry no tiene un interruptor como un ordenador normal, y porque guarda sus ficheros en una tarjeta como una cámara fotográfica. Podría parecer que simplemente desenchufándola bastaría, pero eso no es así. Apagarla mal puede dañar tu instalación, obligándote a repetir todo el proceso desde cero y perdiendo tus datos, o incluso estropear tu tarjeta SD. Para apagar bien la Raspberry Pi puedes hacer dos cosas: usar la opción Shutdown del menú y seleccionar la opción correspondiente, o abrir un terminal de comandos y escribir la orden sudo shutdown -h now. Es importante que anotes esta orden por si en algún momento el escritorio deja de responder o se apaga súbitamente y te ves obligado a apagar la Raspberry usando un terminal de comandos sin el escritorio (la típica pantalla negra con letras blancas y de otros colores). Una vez lo haces, verás que la Raspberry Pi sale del escritorio para dar paso a un río de líneas de texto. Es importante que esperes a que acabe de salir texto en la pantalla, y cuando no llegue señal a tu televisor o monitor, espera 5 segundos antes de desenchufar la Raspberry Pi de la corriente. Es importante que interpretes correctamente qué significa que a un televisor o a un monitor no le llega señal: no vale simplemente con una pantalla negra en la mayoría de modelos:

Monitor marca ASUS sin señal en la entrada HDMI
Monitor marca ASUS sin señal en la entrada HDMI
Televisor marca Samsung sin señal en la entrada HDMI.

 

Conclusiones

La Raspberry Pi es un ordenador que funciona como cualquier otro, con sus pequeñas diferencias. Tiene un menú donde podrás encontrar todos los programas necesarios y las opciones del sistema. Hemos aprendido además por qué es necesario apagar correctamente la Raspberry y cuáles son los problemas que podemos tener si no lo hacemos. Ahora es importante que practiques y explores, pruebes cosas y adquieras soltura con este sistema, porque te vendrá bien para artículos venideros. Si tienes dudas o problemas, recuerda que puedes dejar un comentario en esta entrada o enviar un mensaje con el formulario de contacto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *