Archivos mensuales: junio 2015

Podcast – episodio 0: ¿Por qué?, ¿cómo?, y, ¿qué?

Este es el primer episodio del podcast de PItando: el sitio de los que queremos acercar la tecnología a los niños y no tan niños. En este episodio doy respuestas a las preguntas sobre la motivación (¿por qué?), la forma de materializarla (¿cómo?) y, en resumen, de qué trata PItando en el fondo (¿qué?).
 
Enlaces de interés:

Muy relacionado:

Este podcast comienza, y termina, con una sintonía compuesta por Eric Skiff, “We’re the Resistors“.

Un primer programa en Python

Python es el lenguaje de programación “oficial” de la Raspberry Pi. Es un lenguaje que nació a finales de la década de los 80 de la mano de Guido Van Rossum (Haarlem, Países Bajos, 1956).

A lo largo de sus muchos años de historia ha ido evolucionando con una idea fundamental que es la sencillez a la hora de aprender a usarlo. Es decir, el lenguaje es muy completo y permite hacer muchísimas cosas, pero la idea general es que “debería haber sólo una forma, obvia, de hacer las cosas”.

Al final esto significa que, en general, Python no llama a engaños y trata de conseguir que fallemos pocas veces cuando intentamos hacer algo. Vamos a probarlo y a poner las manos en unos primeros conceptos muy sencillos para empezar a pensar en programar.

Sigue leyendo Un primer programa en Python

¿Qué es programar?

Una de las cosas que puedes hacer con la Raspberry Pi tan pronto como la pones en marcha es programarla.

Programar es decirle a un aparato electrónico qué pasos debe seguir para hacer algo útil. Por ejemplo, dibujar una forma en la pantalla, reaccionar cuando pulsas teclas en un teclado o un botón, emitir sonidos por un altavoz, encender y apagar una luz,… cualquier cosa que veas hacer a un aparato electrónico tiene detrás un programa. Es como un guión.

La Raspberry Pi es un ordenador, y los ordenadores son aparatos electrónicos fabricados sin un propósito concreto, es decir: de propósito general. Esto quiere decir que, con más o menos esfuerzo, pueden hacer cualquier cosa. Por ejemplo, un vídeo sólo se puede programar para grabar un programa a una cierta hora: su propósito es concreto. Un ordenador se puede programar para que haga lo mismo que un vídeo, o cálculos complicados, para jugar (un videojuego es un programa), para que reproduzca música, o para que vigile la temperatura de una habitación, o para que saque fotos a la puerta si se abre…

Programar es una técnica que proviene de las matemáticas (sí, las matemáticas; si no te gustaban y no lo sabías, espero que a partir de ahora las veas de otro modo) y aunque lleva muchos siglos usándose de una u otra forma gracias a personas como Charles Babbage y Ada Lovelace entre otras muchísimas, ha servido para construir el mundo que conocemos desde que en la década de 1940 aparecieron los primeros ordenadores modernos.

Grace Murray Hopper fue una mujer importantísima en la historia de la computación y la programación moderna. Pulsa en la foto para saber más de ella.

En la foto puedes ver el primer ordenador comercial de la historia. Ni siquiera tenía pantalla y era muy rudimentario de programar, necesitaba muchísima electricidad para funcionar y los resultados eran complicados de interpretar. Entre esa foto y la Raspberry pasaron más o menos 50 años, y ahora es mucho más fácil. Con una pantalla, unos altavoces y un teclado, la Raspberry puede hacer cosas increíbles fácilmente si sabes decirle cómo, pero sólo verás los resultados por la pantalla y los altavoces. Pero si le conectas más cosas (como un robot o una cámara) podrá hacer todavía más.

En siguientes artículos vamos a ir paso a paso aprendiendo a programar con un lenguaje llamado Python (que se dice más o menos “payton”). Es fácil de entender y muy potente, y la Raspberry lo incluye “de serie”. Pero como lo importante es entender un problema para saber qué hay que programar, en cuanto sepamos lo básico haremos siempre ejercicios prácticos; escribir el programa en el lenguaje Python, o en cualquier otro, es mucho menos importante y mucho menos divertido que aprender a “pensar” como lo haría un ordenador.

Instalar Python en Windows y en Mac OS X

Lo que viene inmediatamente después de anunciar algo es cumplirlo: hace unas horas anunciaba que iba a escribir lo necesario para que pudieseis seguir la mayoría de los artículos de PItando desde un PC o un Mac, y ahora toca hacerlo.

Así que, sin más preámbulos…

Sigue leyendo Instalar Python en Windows y en Mac OS X

PItando para todos: también Windows y Mac OS

He tenido varias conversaciones acerca del blog y de la realidad de que muchos de los artículos que veremos aquí pueden ponerse en práctica sobre un ordenador cualquiera. A raíz de ellas he decidido “abarcar” más plataformas que la Raspberry Pi, aunque este blog seguirá girando alrededor de ella principalmente.

Python, Sonic Pi y la mayoría de herramientas de programación que incorpora la Raspberry están (lógicamente) disponibles para más plataformas que Linux, por lo que con muy poco esfuerzo este blog puede extenderse a todo aquél que quiera aprender a programar con el blog. En las próximas semanas escribiré una serie muy cortita sobre la búsqueda, instalación y configuración de estas herramientas en un PC con Windows y en un Mac, para que todo aquél que quiera pueda engancharse a las series de Python, en un principio, y a otras herramientas como Scratch o Sonic Pi más adelante.

Teniendo en cuenta que el sistema operativo de la Raspberry es un Linux derivado de la distribución Debian, y que además OS X es muy similar en muchos temas a un sistema Linux, creo que con esos artículos es fácil hacer que PItando cubra todas las posibilidades.

PItando para todos. ¡Espero que os guste esta decisión!